Maná

Cuenta la leyenda que, un buen día, los dioses se preguntaron cuál era la mejor comida para el hombre y se pusieron manos a la obra para buscar el alimento adecuado. Descubrieron una hormiga roja que portaba unas misteriosas semillas halladas en la tierra de la abundancia: eran granos de maíz que los dioses decidieron entregar a los hombres.

800px-Gathering_of_the_MannaSi nos adentramos en el “Éxodo“, ese maná era el pan de cada día enviado por Dios a los israelitas durante los cuarenta años que éstos deambularon por el desierto. Del cielo brotan las respuestas de nuestros consultores cuando los directivos de las empresas nos preguntan “¿Qué es esto?“. La creatividad es el maná que alimenta nuestra empresa cada día.

Sin embargo, no debemos olvidar que, la Innovación, cómo sucede con el maná bíblico, es un producto muy perecedero. Si lo guardamos, al día siguiente apestará y aparecerá lleno de gusanos. Hay que cuidar lo creado como esa semilla de antaño que, tras ser molida y horneada, se asemejaba a las obleas con miel.

Pero, consultando a los expertos, a los Arqueólogos, nos cuentan que el maíz no nace del cielo de Israel, ni en ninguna región o nación de España, sino que era el alimento básico precolombino de los aztecas. Después aquellas mazorcas emigraron con todas sus virtudes y conquistaron Europa y saltaron el muro invisible para compartir su riqueza con sus vecinos norteamericanos. En la actualidad, es el primer cultivo mundial, por encima del trigo y del arroz.

Los grandes cambios de la Historia no se fundamentan en el maíz que nos separa sino en el maná que nos une. La verdadera inteligencia y creatividad del ser humano no se basa en el Sistema Productivo ni en el Sistema Financiero sino en los mecanismos de cooperación que nos vinculan. Mientras los homo sapiens fueron cazadores-recolectores no podían alimentar a todo su pueblo e incluso sus familias pasaban necesidades.

cazadoresCon la revolución agrícola se pudieron alimentar todas las familias mediante la creación de redes entre los diferentes poblados. Es la época de la creación de las primeras empresas en Sumaria regidas por los dioses. Del mismo modo que ahora trabajamos para Google o somos funcionarios de la Administración Púbica, las antiguas empresas trabajaban para las divinidades que les suministraban el alimento para su sustento diario.

Por desgracia, nuestras empresas todavía no tienen integrado en su hacer-hacer la cooperación como fuente de innovación intraempresarial. Según las últimas encuestas publicadas por el INE estamos muy lejos de la media europea, especialmente en el sector servicios y en PYMEs que, como es sabido, son el mayor porcentaje de nuestro tejido empresarial.

Tenemos que aprovechar las ventajas de esta nueva revolución 4.0 en la que la mayoría de las personas invierten mucho tiempo en la interacción y comunicación a través de las Redes Sociales. El problema es que esa inversión no es rentable ya existen barreras culturales en nuestros hábitos y comportamientos laborales que dificultan la cooperación.

Para propiciar la cooperación entre los diferentes equipos tenemos que crear ecosistemas de trabajo y aprendizaje continuo, alejarnos de los procesos predefinidos y, sobre todo, abrir canales para intercambiar conocimiento. El siguiente paso, después de “dar información”, consiste en que las personas  lleguen a “darse” para conseguir los objetivos propuestos. Es en ese momento cuando se consigue la verdadera cooperación, aquella en la que un grupo de personas se convierte en equipo y, juntos, deciden crear algo poniendo los medios necesarios para alcanzar el objetivo común.

British-inventors-launch-no-brush-loo-brushLa Innovación es un proceso que tiene que fluir en espiral e integrar todas los miembros del Ecosistema. Así se consigue seguir todo el ciclo de vida de un problema y que la creatividad se desborde por todos los lugares de nuestro entorno. Por ejemplo, si queremos mejorar la clásica escobilla del water de nuestro hogar, podemos ir desde lo más complejo (Loogun emplea agua a presión con la que limpiar la suciedad en lugar de tener que frotar y restregar las pareces del inodoro) o la alternativa estética en negro que nos ofrece IKEA por un euro.

Como se cuenta en el libro “Los Mandatos del Corazón“, todo lo grande que es creado se escribe en la Puerta de la Confianza. Las empresas más innovadoras son las que huyen de la competitividad y el individualismo y fomentan la cooperación y el valor de la confianza.

innovationLa mejor brújula es la que, como sugiere  Stephen M.R. Covey en The speed of trust”, orienta a nuestras empresas hacia las personas y nos conduce a fiarnos de alguien que quiera ayudarnos de verdad. No por lo “qué pueda hacer”, sus competencias, destrezas o aptitudes, sino por “quién es”, alguien que ama, hace y crea.

Espera lo mejorPrepárate para lo peor. Saca provecho de lo que viene.”

Zig Ziglar.

 

Alberto Saavedra

 CEO at imita
        www.imita.es        

Visita nuestro BLOG: blog.imita.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*