Lluvia imaginaria

La Innovación es ilusionarse con lo que hacemos, polinizar las flores que nos rodean, iluminar nuestro entorno con nuevas ideas. Es ver la vida como lo hace mi hijo que, por edad y carácter, se balancea sobre los extremos del término medio y la entiende como un camino siempre de ida, nunca de regreso, ni de vuelta, ni de retorno.

90-Degree_Rotations_in_the_Complex_PlaneNo obstante, nos encontramos en la sociedad, con muchos proyectos definidos como Innovación y que no son más que una impostura. La Innovación, para considerarse como tal, tiene que entenderse como un Sistema Complejo. Como sucede en el universo matemático con los números, si queremos formar uno complejo, no podemos quedarnos sólo con la “i” del número imaginario. Lo tenemos que complementar con su parte real para conseguir los necesarios cuatro giros de 90º que nos permiten tener una visión 360 e interpretar el proyecto de todos los modos posibles: algebraico, polar o trigonométrico.

Encontramos propuestas a las que ponen la etiqueta Innovación, por ejemplo en esa disciplina que algunos ya denominan “Gastrontería“. No creo que mejore la crianza del vino poner un hilo musical con la repetición de las notas de la secuencia genética de la levadura de flor como hace algún bodeguero jerezano.

Se ha generado una cultura insípida, inodora e incolora de lo que significa innovar dentro del imaginario colectivo y que, por desgracia, es alimentada por los medios de masas, tanto en su dimensión real como en la imaginaria. Se ha desarrollado un arquetipo ​de lo que significa Innovación y, muchas veces, sólo encontramos vendedores de humo y encantadores de serpientes.

No es que sea un detractor del endormarketing y la Comunicación estratégica, todo lo contrario, las considero herramientas poderosas para llegar al consumidor y poner en valor lo que hacemos. Abogo por un código de ética empresarial en la que el discurso de marca sea honesto y nos diga, a “puerta gayola“, qué hace la empresa y cuáles son sus aspiraciones.

Pondré un caso de nuestro siglo que hemos visto evolucionar durante 18 años. Con la fusión de British Petroleum con otras compañías de energía, lanzaron la nueva marca BP (Beyond Petroleum, más allá del petróleo) vendiendo un respeto profundo por el medio ambiente, materiales reciclados, madera renovable y empleados amables que repartían elementos ecológicos. El derrame en Golfo de México en 2010, negociaciones con regímenes políticos dictatoriales o vaciamiento de los recursos de países emergentes hacen, ese discurso,  poco creíble.

Otras compañías como Adidas, innovan según se lo marcan los consumidores y los cambios culturales y se adapta a todos los movimientos sociales, generando nuevos productos para sus demandas. Vueling ofrece servicios a menor coste pero te hacen ir en autobús de Sevilla a Madrid cuando hay tormenta en la capital española. Otras como Google, Facebook (con sus filiales Instagram, Whatsapp y Messenger) y Amazon son, a pesar del buen clima de sus oficinas, en términos económicos clásicos, monopolios.

Oficinas-de-googlePersonalmente, siempre me ha gustado Apple, no por su Tecnología, sino porque tiene una política coherente basada en la experiencia innovadora de los usuarios y su comportamiento generando productos que diferencian no a la marca, sino al cliente. Pero sobre todo, a nivel interno, todos los procedimientos son mimados con diseño, servicio y la mejor estrategia de comunicación. Ese es el secreto de su éxito.

Precisamente, el icono californiano de Apple, Steve Jobs, decía que “la creatividad simplemente consiste en conectar cosas”. Eso es Innovar y lo que hacemos en imita, conectamos nuestros cerebros, nuestras emociones y la de nuestros clientes para lograr objetivos alcanzables, realistas y centrados en valores que aporten un valor añadido.

Al final, la clave son tres pilares: buenas ideas, buenas prácticas y un buen código ético. Con estos cimientos, conseguimos elevar la identidad de nuestra compañía e incluso de un país. Estimo que el infierno no son los otros, como afirmaba Sartre, sino que somos alteridad, el reflejo del otro, el mirarse en el espejo de los demás. La identidad no puede ser nunca excluyente y pasa por el camino oblicuo del otro, la diagonal que nos enriquece.

Pero si me dan a elegir entre todas las vidas, como canta Sabina, yo escojo la dulzura de la crema catalana, los cachelos del pulpo a feira y el cava espumoso que me sirven en un Herriko taberna (“taberna del pueblo”) si pido Agua de Bilbao.

lluviadebilbaoY para los emigrantes, nacionalistas y expatriados nostálgicos, ya sean como morriña, herrimina o enyor, la Innovación puede ser la solución para, en su añoranza tener presente su indentidad. Como muestra una pareja de emprendedores vascos que, al más puro estilo Bricomanía, recoge con un paraguas invertido agua de lluvia de Bilbao, de zonas emblemáticas como San Mamés o el parque de Doña Casilda, la embotella y la comercializa. Su eslogan lo dice todo “El whisky de malta está sobrevalorado“.

Todos los beneficios del proyecto van destinados a una Fundación de apoyo a chicos con discapacidad. Lejos de excentricidades, nacionalismos e intereses partidistas, esto es buena muestra de que la identidad se puede poner al servicio del bien común.

“El Ser se dice de muchas maneras”.

 Aristóteles.

 CEO at imita
        www.imita.es        

Visita nuestro BLOG: blog.imita.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*