Inspirar, Espirar, Aspirar

Para innovar, tenemos que dedicar cinco minutos al día para parar el reloj, silenciar nuestros anhelos y respirar profundamente. Así, dejaremos lugar para la inspiración, ese proceso por el cuál entra el aire nuevo a nuestra empresa e introducimos el oxígeno limpio tan necesario para nuestra compañía. Con las musas activas, los pulmones corporativos se hinchan […]