La Heroica

La Innovación es el Caballero que rescata a las empresas de la Torre del inmovilismo. Cuando mi hijo pequeño desarrolla sus talentos y busca la relación placentera con su progenitor con preguntas mágicas como: “¿Papi, a que somos superhéroes?”.  Un servidor le gratifica con el asentimiento que le facilita un enorme refuerzo positivo: “Por supuesto, hijo mío, lo somos”. Supongo, con ciertas dudas éticas que me asaltan, que cuando tenga cinco años, le daré la libertad de jugar en mi smartphone con la APP Playworld® Superheroes de los estudios Starship Group (Liverpool) que le permitirá dar rienda suelta a su imaginación para diseñar, personalizar y convertirse en un auténtico superhéroe.

superheroes
Al igual que mi hijo crea sus propios mitos para sentirse poderoso y controlar la situación (algo muy beneficioso ya que le permite promover su creatividad, desarrollarse socialmente y enfrentarse a sus temores) en Innovación y Emprendimiento, se nos tilda, en muchas ocasiones, de superhéroes porque las cualidades que administramos en el día a día se asemejan a las de esos personajes. De hecho, hay teóricos de la Innovación que usan una técnica específica para usar estos modelos inspiradores para innovar. Se denomina técnica del Súper Héroe y consiste en pensar qué haría nuestro súperhéroe favorito ante un determinado problema.

A mi humilde entender, todos los personajes de ficción que tenemos en nuestras pantallas y comics tienen una clara inspiración cristiana. De alguna manera, se podría decir que Moisés ha sido una fuente de inspiración para muchos guionistas que han querido contar historias de superhéroes y transmitir sus valores, teniendo como telonero bíblico al liberador de pueblos oprimidos. No soy partidario del discurso fácil del hablar de cómo el joven Zuckeberg programó Facebook en un par de noches o como Apple o Microsoft nacieron en un garaje.

Lo habitual y real, en el entorno empresarial, no suele ser ese modelo. Cuando trabajamos en un proyecto innovador de Software, éste suele ir focalizado a un target específico y con un presupuesto limitado con el que cada mes hay que pagar las facturas. Obviamente, esto no quita que nazcan startups con innovaciones radicales como las que florecen en Silicon Valley amparadas en el mantra de “Fail fast, fail often” (“fracasa rápido, fracasa a menudo”) y desde las que se están realizando las pócimas que marcarán nuestro futuro y nos convertirán en Asterix u Obelix.

En el mundo de la Innovación, tenemos que saber ser humildes como Superman que, a pesar de sus superpoderes, era consciente de su origen, de sus limitaciones con la kriptonita y sabía renunciar a su ego para quitarse los calzoncillos rojos y volver a ser el periodista de calle de gafas de pasta. De Batman podemos aprender el compromiso por su trabajo, la lucha por su sueño y por la causa de mejorar cada día con pasión. Del Capitán América, rescataremos su visión y liderazgo para inspirar a las personas que le rodean. De Daredevil, admiraremos su confianza y fe, al creer en sí mismo a pesar de la gran limitación que se presupone a su invidencia. De Spiderman, adoptaremos sus habilidades creativas ante situaciones en la que parece complicado salir adelante, es capaz de emprender en cada momento y buscar recursos escasos con recursos no convencionales.

No obstante, el aprendizaje más importante, es el que obtenemos tras ver la película X- MEN. Todos los miembros de este equipo tienen superpoderes y una actuación extraordinaria pero poseen una visión compartida que les permite olvidar el individualismo y trabajar en grupo para que, con el reconocimiento de las propias debilidades, de sus propios errores, puedan conseguir que el equipo sea más fuerte con la suma de las cualidades de todos.

calledelerrorPrecisamente de uno de sus miembros, Lobezno, podemos aplaudir su capacidad de resiliencia, esa palabreja que usan los psicólogos y que nos sirve para aprender de los fracasos, asumir el error y levantarnos una y otra vez. Esas debilidades pueden ser una fuente de inspiración, como defendía el proverbio latino, “errar es una prueba de humanidad, que el error es la forma de educación más práctica y real, porque educa, transforma y revoluciona”.

En imita estamos continuamente buscando nuevos modos y formas de mejorar la enseñaza y aprendizaje de esta sociedad digital. En Educación, tenemos que “deseducarnos” de conceptos y falsas verdades como triunfo, éxito y eficacia y difundir los beneficios de asumir la “belleza de equivocarse“, para mejorar los sistemas educativos basados en este tipo de aprendizaje.

De este modo llevan siete cursos trabajando en el Departamento de Educación Plástica del IES As Barxas, Moaña (Ría de Vigo), en el que se diseñan una serie de propuestas didácticas en torno al tema “Superhéroes y superheroínas” con el fin de buscar nuevas formas de expresión y creación a través de las nuevas tecnologías. Eso les permite a los alumnos del Centro aumentar su espíritu crítico y la concienciación social.

Lo mejor de este proyecto no son sus contenidos sino que, al más puro estilo X-MEN y basados en tres premisas :“Aprender haciendo”, “Con todos y de todos” y con el principal objetivo de “Mejorar la sociedad“, han conseguido un equipo de didáctica interdisciplinar entre todos los departamentos del Instituto que fomenta, por encima de todo, la Educación en valores.

Han creado un alfabeto propio basado en unos superhéroes y superheroínas de carne y hueso, que afrontan duras batallas y las mayores dificultades pero cuyos superpoderes son conocidos por todos. Son maestros, profesores, padres, madres, médicos, alumnos, enfermeros, etc. Es un homenaje a todos para combatir los problemas de nuestra sociedad: el bullying, la salud mental, el cáncer, la violencia de género, la discriminación, etc.

Existe una corriente de pensamiento innovadora sobre la que estamos trabajando en imita para los proyectos del ámbito educativo que tenemos abiertos para este 2017 y que, como no podía ser de otro modo, surgió por error. Transcurría el recordado año 2005 y el entonces presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, llegó a la capital de la Pampa argentina con deseos de hacer cumplir su agenda por y para las Américas. Un grupo de los denominados reivindicativos, “etcetera”, preparó una campaña para difusión por Internet con una proclama titulada  “Terrorismo y teatro“.

Al parecer, el teclado del activista tenía un error en la letra “T” por lo que el corrector de Google proclamó “errorismo no existe. Usted quiso decir erotismo o terrorismo”. El buscador de Internet no arrojaba resultados y encontraron un nuevo “ismo” que en la actualidad muestra más de doce mil entradas. Nacía entonces la  “Internacional Errorista”, un movimiento internacional que reivindica el error como una filosofía de vida. Su principio general es que “Todos somos erroristas”, es decir, que el error es el principio ordenador de la realidad.

Todos tenemos un héroe o una heroína en nuestro interior que hay que dejar crecer. Para ello, recomiendo personalmente las siete leyes espirituales que nos propone Deepak Chopra en su libro  Las siete leyes espirituales de los superhéroes, subtitulado, Cómo utilizar nuestro poder para salvar el mundo.

  1. La ley del equilibrio: “Los superhéroes están anclados en la claridad total”.
  2. La ley de la transformación.  “La realidad es un acto de la percepción” (proverbio oriental). La intuición está más allá de la lógica y lo racional.
  3. La ley del poder.  “Los superhéroes no tienen que comprender el misterio del universo. Ellos son el misterio”.
  4. La ley del amor. Los superhéroes, como los profetas de las grandes religiones, destacan en empatía. Comprenden que todas las relaciones son un reflejo.
  5. La ley de la creatividad.  “Los superhéroes nunca se desaniman, sin importar lo difícil de la situación”.
  6. La ley de la intención. Los superhéroes acceden a la inteligencia colectiva por la confianza, precisión, integridad, energía radiante y carisma.
  7. La ley de la trascendencia. Es el significado y propósito.  Dejar un legado.

lego_heroica_4_2011Para salvar nuestro mundo debemos romper con las inhibiciones que nos impone la Educación tradicional de las instituciones, la familia o la religión y dar rienda suelta a la creatividad que necesita, como facultad inherente e inseparable de nuestra condición humana, tres ingredientes: libertad, inteligencia y vida.

La libertad la conseguimos “quitando la t” del terror a equivocarnos, a fallar o fracasar, para poder conducirnos hacia la superación de todas nuestras limitaciones, tanto personales como colectivas.

La inteligencia se traduce en la tolerancia social hacia el error lo que nos permite crear una sociedad que aprenda en humildad, que es la compañera inseparable de la empatía para poder ofrecer, con o sin leyes, segundas y terceras oportunidades.

El presente, que es la vida, nos lo ganamos por nuestra capacidad de equilibrar nuestra energías basadas en los siete pilares: Compromiso, Voluntad, Intención, Creatividad y Transformación y, los más importantes, los que tiene relación a los demás, el Amor y la Trascendencia.

Como dice Sir Ken Robinson en su libro “El Elemento“, Descubrir tu pasión lo cambia todo. Cada uno de nosotros somos único e irrepetibles como combinación de pasiones, habilidades y talentos. Quizá la Innovación radical en nuestra búsqueda de la felicidad radique en estar y habitar en ese elemento para poder SER.

imita

                                  

Alberto Saavedra
 Socio Director

        www.imita.es        

Visita nuestro BLOG: blog.imita.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*