iNiños disruptivos

Decía un humanista del pasado, de nombre Leonardo, que “los espacios pequeños disciplinan la mente, los grandes, la distraen“. Si queremos educar a niños para que maduren un cerebro dotado para la creación, para la innovación y para el desarrollo de su pensamiento relacional, tenemos que permitir que su mente viva en espacios abiertos.
dsruptionHace un par de semanas, asistí a una mesa redonda en el Evento Startup Olé de Salamanca, en la que Manuel Velardo de red.es hablaba sobre las Tecnologías disruptivas emergentes y centró su discurso en la selección adecuada de herramientas según el uso que queramos darle. Como es sabido, disruptivo es un anglicismo que se utiliza, casi siempre de modo simbólico, en referencia a aquello que produce una ruptura brusca, un cambio importante o que resulta determinante.
En la Historia de la Humanidad, hemos desarrollado Tecnología para poder abandonar la caza y la recolección  por herramientas como la rueda o el metal que dieron paso a la Agricultura y Pastoreo, la telefonía móvil dejó obsoleta toda la red de cable de cobre que revestía nuestra Geografía o la Tecnología Sony nos trajo unos pequeños transistores que echaron en el olvido las tradicionales válvulas de vacío.
En este neosiglo tenemos grandes avances en nuestra vida cotidiana que “darán la vuelta a la tortilla” de todo lo que hacemos (incluyendo la relación que tenemos con nuestro hijos y la que ellos tienen con su entorno): la nube nos permitirá tener todo el Conocimiento, Internet de las Cosas nos permitirá conectar nuestros enseres al mundo virtual, nos vestiremos de tecnología, imprimiremos nuestro habitat en 3D, los drones nos traerán el periódico, seremos famosos cuando nos reconozcan en cualquier lugar gracias a la Biometría, el autobús escolar llevará a nuestros hijos al cole sin chófer y la Inteligencia cognitiva y el Big Data nos resolverán los problemas conyugales.
La Tecnología en si misma, es una Innovación que genera una disrupción en los niños y conlleva  la desaparición de servicios, que hasta ahora, eran utilizados por ellos. Nuestros pequeños nativos digitales hacen que todo lo viejo resulte precario y estamos criando una generación para la que cualquier artefacto, dispositivo o terminal se les queda pequeño en cuanto a sus prestaciones, mientras que  antes el parque del barrio era un territorio infinito e inabarcable.
En mi época de E.G.B., estudiábamos Mecanografía como actividad extraescolar sobre una máquina de escribir Olivetti y la primera “computadora personal” clónica que nos regalaron nuestros padres, hizo que la máquina de escribir quedara en desuso pero no impidió que nos fuéramos con nuestra pandilla a jugar al fútbol, al parque o a explorar si había monedas en las cabinas de los teléfonos públicos (también en desuso por la incursión de la telefonía celular).
Comparto la opinión de Miguel Ángel Valero, que estudió Telecomunicaciones como el que suscribe y es conocido por ser “El piraña de Verano Azul”, aunque su fama profesional le viene por ser uno de los Ingenieros Sociales más importantes de España. En la actualidad ejerce como Director de CEAPAT y afirma que “para la mayoría de las personas, la tecnología nos hace las cosas más fáciles; a las personas con discapacidad, se las hace posibles’.
Por ejemplo, Pokémon Go es una app, que ha sacado Nintendo, que supera los 500 millones de descargas en el mundo a través de cien países. Aunque juegan muchos preadolescentes, la estadística oficial brinda que son los  jóvenes de 20 y 30 años en su mayoría, los que más la utilizan pero también personas que superan los 40. Es un juego que, debido a su mal uso, puede aislar socialmente a los chicos e incluso muchos de los jugadores corren el riesgo de ser robados, sufrir accidentes y alejarse del mundo real debido a los peligros derivados de la realidad aumentada.
No obstante, de la misma Tecnología llega una buena noticia de Ralph, un niño con autismo que empezó a relacionarse con otros cinco niños que le preguntaban cuántos animalitos había capturado. El mismo uso se puede extrapolar a chavales con capacidades intelectuales diferentes para que salgan a la calle y, cuando los japoneses desarrollen una Aplicación totalmente accesible, un adolescente ciego también podrá compartir un rato de ocio con sus amigos.
Como en este blog hablamos de Innovación, preguntaremos a la Ciencia. A nuestra generación ya nos ha advertido cómo afecta la “caja tonta” a la salud física y mental de los niños: peor rendimiento en Matemáticas, dejan de aprender hasta ocho palabras diarias en comparación con la interacción con padres o hermanos e incluso provoca una mayor propensión a desarrollar enfermedades cardíacas, hipertensión y diabetes, como consecuencia del sedentarismo.
Llevo tiempo teniendo curiosidad por buscar explicación para la fascinación infantil por estos artefactos de pantalla táctil y, después de documentarme, la Ciencia me ofrece la respuesta: las apps para niños están concebidas para estimular la liberación de la dopamina mediante recompensas visuales en la pantalla. Esta sustancia, la posee la cocaína de los adultos y produce en el cerebro una sensación de placer que me explica por qué al quitarles de la mano a mis hijos el Iphone o la tablet, les genero un cambio de carácter inusual, disruptivo. En un estudio de la Universidad de Harvard, Michael Rich, Director del Centro de Medios y Salud Infantil del Hospital de Niños de Boston,  señala que “nuestros cerebros están programados para ser interrumpidos”, es decir, experimentamos una dosis de adrenalina cada vez que recibimos un estímulo nuevo, es decir, una recompensa por prestar atención a la novedad.

ninos-con-un-ipadEsta inyección de dopamina les hace que entren en una especie de trance, similar a  lo que sucede cuando juegan con bloques de LEGO, lo que también explica que no respondan cuando les hablo. Este fenómeno se llama “experiencia de flujo” y tiene diferencias al usar tablets y smartphones o cuando nosotros jugábamos con el TENTE. Cuando juega al LEGO, el niño decide cuándo ha terminado. En el otro caso, la iniciativa la lleva la máquina gracias a la cocaína que introducen desde Silicon Valley.

Los expertos de la Asociaciones de Pediatría nos dicen que las buenas aplicaciones deberían centrarse en educar a los niños y facilitar la conversación entre padres e hijos, nunca interponerse en su relación. Nos recomiendan que estemos presentes para que la Tecnología no capture a nuestros hijos ya que deben dedicar la mayor parte de su ocio a juegos físicos, interacción y pasatiempos no estructurados.

En 2010, según el New York Times, el iPad fue nombrado juguete del año. Este reconocimiento no es sorprendente cuando sabemos que la Tecnología se ha convertido en el salvavidas de los padres modernos en momentos de crisis o, simplemente en algunas ocasiones, en el comodín cuando queremos que nos dejen tranquilos disfrutando de nuestro espacio vital. Los hijos necesitan el contacto con sus padres, sus hermanos y sus amigos, esos deben ser las mejores apps para su crecimiento, madurez y desarrollo.

Quizá no se trata de rechazar lo bueno de la Tecnología sino de romper con la libertad de uso que le damos a nuestros hijos de la misma. Abogo por un buen control parental que haga que los niños se distraigan en un ecosistema abierto, como decía Da Vinci, que les permita desarrollar su “capacidad de observación“,  uno de los elementos fundamentales para innovar y hacer crecer ideas de la nada.

imita“La Tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en las personas, que sean básicamente buenas e inteligentes, y si les das herramientas, harán cosas maravillosas con ellas”. Steve Jobs
                                                       
Alberto Saavedra
 Socio Director

www.imita.es

Visita nuestro BLOG: blog.imita.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*