LA GRAN FAMILIA

La Innovación es, ante todo, Rebelión: hacemos un motín ante lo que no nos gusta y queremos cambiar, nos levantamos frente a las injusticias y montamos una “revuelta interior” para mejorar lo que observamos a nuestro alrededor. Sin embargo, no hay rebeldías únicas así que, como en la novela satírica de Orwell, en cada empresa tenemos que particularizar la revolución.
En estos nuevos “tiempos modernos” que nos ha tocado vivir, en los que a menudo se relaciona la Innovación con las ´startups´, la creación de nuevos negocios o los inventos más relucientes, vamos a intentar romper una lanza por aquellas compañías que perduran en el tiempo y que lo consiguen, no sólo por su trabajo, su olfato de negocio o sus decisiones acertadas, sino porque en su esencia se encuentra la Innovación como base y fundamento para su adaptación a la tendencias del mercado y, por ende, a los deseos de sus clientes.
1280px-Revólver_OrbeaEn los Institutos de Empresa, Universidades y Foros empresariales siempre ponemos ejemplos de corporaciones que han superado los cien años de vida como Coca-Cola, Michelín o nuestra querida y sugerente fábrica de Cervezas Mahou. Sin embargo, si miramos atrás, hay otras empresas con una historia innovadora de verdadero interés como el famoso Balneario nipón Houshi Onsen, fundado en el 718, regentado por 46 Generaciones de la misma familia y que, según lo requería la época económica, ha potenciado leyendas budistas sobre su creación, ha difundido poderes sanadores de sus aguas colindantes o, con Innovación Turística made in siglo XXI, ha distribuido sus cien habitaciones en cuatro edificios con ornamentación específica de cada estación del año.
Decían los antiguos, que no hay nada nuevo bajo el Sol pero, en algunas ocasiones, la Innovación puede nacer de darle “una vuelta de tuerca” a una antigua idea o de adaptarnos a estos “tiempos modernos” de los que hablamos antes. Como muestra, podemos reseñar el emprendimiento social de Muhammad Yunnus que creó en los 90 el Banco Grammen con el fin de que grandes grupos de la población encontraran formas de salir de la pobreza, labor que fue galardona con justicia con premios internacionales como el Principe de Asturias de la Concordia en 1998 o el Nobel de la Paz de 2006 “por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo”.
En España encontramos un caso similar con más de 300 años de Historia que es el Monte de Piedad de Madrid (ahora los nuevos Bancos tienen pocos medios para formar a su personal en la ´Pietas” romana o la Piedad Cristiana). Esta entidad fue fundada por el padre Francisco Piquer haciendo vigilancia estratégica de los modelos italianos ya instaurados en la época y tuvo su primera sede en un edificio barroco sito en la Plaza de las Descalzas Reales. Su origen y razón de ser eran análogos al Banco de Yunnus y su objetivo era similar: que los más necesitados no tuvieran que acudir a la usura que los condenaba de por vida a la pobreza más absoluta (algo similar como las hipotecas de nuestro hogar que firmamos en la actualidad). Nace como organización caritativa para dar a los pobres el dinero que necesitan para sus problemas cotidianos con un Sistema de “prenda” totalmente transparente.
Otro ejemplo de empresa familiar española que ha desafiado al tiempo es Arcos, la empresa cuchillera de Albacete, que ha fundamentado su crecimiento durante ocho generaciones en una adaptación continua a los cambios, sin riesgos financieros y basada en la Innovación en sus productos que van desde las primeras producciones de tijeras y cuchillos hasta la actualidad en la que, aprovechando el boom de la Cocina, ha especializado su cartera en el mercado profesional con la generación de patentes como la de un nuevo acero exclusivo que posee remaches inoxidables.
Si seguimos buceando en la Historia industrial española nos encontramos con una corporación, J. Vilaseca, que nace de la agrupación de cuatro molinos de papel en Capellades (Barcelona) de aquellos que, sirviéndose sólo con agua y retales de trapo, eran capaces de hacer papel en los comienzos del siglo XVIII. El secreto de su supervivencia en la Era de la Tecnologías sin papel es que nunca se han subido “a las nubes” y han seguido con los pies en el suelo apoyándose en sus valores fundacionales: “empresa familiar con respeto y compromiso social, vocación de servicio excelente al cliente, continua innovación tecnológica y enfoque sostenible para garantizar el máximo respeto por el medio ambiente”. Sus pilares de transformación del modelo de negocio han sido dos: crear papeles de alta gama para nichos concretos de mercado dando servicio a entidades como la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Loterías y Apuestas del Estado, ONCE, Bingos o Tabacaleras y, sobre todo, internacionalizar su negocio lo que le ha conducido a conseguir que el comercio exterior sea el 70% de su volumen de ventas.
biciorbeaLa pasada semana, llevado por esta curiosidad innata, visité el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca que acoge hasta el 29 de Febrero, una exposición que rinde homenaje a la bicicleta y a los grandes ciclistas nacionales. Conversando con un compañero de visita sobre la muestra al contemplar una Orbea, nos vino a la memoria la evolución de la marca guipuzcoana de Éibar: antes de la I Guerra Mundial, basaba su negocio en la venta de arma corta (desde revólveres de pistón a pistolas) y posteriormente, gracias al dominio de la tubería, pudieron a partir de 1930, reinventarse para la fabricación de bicicletas, convirtiéndose en la actualidad en uno de los referentes del sector a nivel europeo y ampliando su catálogo actual a ropa y accesorios.
Como Innovadores tenemos la obligación de conocer nuestra Historia para saber de dónde venimos, dónde estamos y construir desde aquí el futuro hacia el que queremos ir. De este modo, desde este foro digital que nos ofrece imita seguiremos indagando en la Innovación española de estas Grandes Familias que nos pueden, sin duda, enseñar mucho para mejorar nuestras empresas.
                                                                                                                                                                            Alberto Saavedra
 Socio Director

www.imita.es

imita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*