PONGAMOS QUE HABLO DE IKEA

Innovar es Imaginar. Llevo unos días imaginando una Cabalgata en Suecia pero, desde mi hispana ignorancia, no puedo saber si desde la Ponia vienen Reyes, camellos o ponys disfrazados de renos. Busco en mi amigo Google “Cabalgata en Suecia” y me aparecen un innumerable número de noticias sobre la Cabalgata de Sueca en la que el Ayuntamiento de esta localidad valenciana, organizó el pasado cinco de Enero un Carnaval en cuyo recorrido no participaron los protagonistas del esperado festival.

La Excelentisima Alcaldesa del municipio había anticipado, con premeditación y alevosía, que la Cabalgata iba a ser innovadora y que iba a “sorprender” a los vecinos.  A este evento no están invitados Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente que, ante la estupefacción de los niños, sólo se asomaron tímidamente al balcón consistorial. Tampoco había camellos, eran personas disfrazados de camellos: creatividad en grado sumo.

Rey_Melchor_Cabalgata_2016Eliminar a los Reyes Magos no es Innovación. Cuando innovamos, nuestra pretensión no tiene que dejar de mostrar la esencia de lo que somos, tiene que mostrar nuestra mejor versión, nuestro prisma más avanzado, nuestra misión para la Sociedad. Innovar puede ser, con mi avispada improvisación, lo que pude lograr conseguir con mi hija de 7 años que, tras disfrutar con una Cabalgata de capital de provincias en la que estaban todos los que son, me preguntó con sorpresa suecana : “Papí, qué raro se ve al Rey Mago Melchor en la tele, ¿no?”. Melchor es el más veterano, el primero y el más nombrado de todos los Reyes. Ustedes se preguntarán cómo salí del paso para defender ese suceso: con Pensamiento Lateral. Asemejé de forma inmediata a ese postulante con el Mago Merlín que, al ser muy amigo de los Reyes, le habían concedido el deseo de salir en una Carroza y poder desfilar en tal insigne fecha, aunque se tendría que ir a la cama como cualquier Cenicienta a esperar sus regalos.

El problema es que el Doctor Google no ha curado mi necesidad de conocimiento y sigo sin saber cómo se hacen las Cabalgatas en Suecia, ese país que admiro, idolatro y sigo por estar siempre en cabeza del Índice Mundial de Innovación. De ese trocito de la Tierra en el que nació Ikea (dicen que por sus pocas horas de sol y por el tedio de sus habitantes en sus hogares) estimo que podemos aprender a Innovar de sus 250 años de Convivencia, de Educación y de Progreso. Como muestra basta con observar la misión de esta marca sueca, especializada en venta de muebles y objetos para el hogar: “crear una mejor vida (diaria) para mucha gente”.

Extrapolando a nivel nacional este mensaje, podemos afirmar que en Suecia piensan en cada persona, son transparentes por naturaleza (recuerdo aquella política que dimitió por gastar 70 euros en “Toblerones” con la tarjeta del heraldo público) y generosos (en IKEA dieron a sus empleados una bicicleta plateada por sorpresa como regalo al esfuerzo realizado durante un año, he dicho bien, esfuerzo, no objetivos, ni resultados, ni ventas, ni márgenes, ni rappels ni ninguna suerte adivinatoria o “forecast revenue”). Obviamente, cada empleado se armó su bicicleta con asiento, pedales y ruedas haciéndolo con el mismo entusiasmo con el que nosotros montábamos nuestro primer “Tente” o ahora mis hijos arman el “Lego Friends” y, a la vez, haciendo un poderoso guiño al Medio Ambiente, buscando un transporte sostenible para su gente. Eso si es Innovar.

Ikea Innova cada día de forma integral en Comunicación con su anuncios televisivos. Su fundador Kamprad define la política de la empresa como “La felicidad no está en alcanzar la meta. La felicidad es estar en el camino”. Esta frase es el resumen de toda la historia de la marca y el gran éxito de su filosofía es la colaboración con el cliente: con él forman un Equipo, trabajan de forma conjunta. Crean valor en la persona con el propio producto, crean valor en el mismo, al abaratarlo, y eso mejora la sociedad y, por ende, a las personas que la formamos.

Esta empresa, cuando era humilde en cifras, innovaba en todos sus ámbitos: el lechero hacía la distribución, para mejorar el transporte se idearon cajas totalmente planas y, no contentos con esos progresos, decidieron montar una tienda física en Estocolmo. Sin embargo, como a los pocos días de abrirla no daban abasto para atender a los clientes, pensaron en montar el primer autoservicio de muebles.

Lo que nos enseña esta empresa es que lo importante de cualquier innovación no son los resultados, ni los productos, ni las ventas: es el Concepto que estamos creando. Es aquello de que lo que hacen en IKEA sea “algo al alcance de todos”: el diseño democrático que es a la vez cuidadoso con el medido ambiente y que no sólo crea espacios únicos y personalizados sino que venden estilos de vida en contextos reales, con los sueños cotidianos y los proyectos compartidos: HOGAR con letras mayúsculas.

Pero, ya que estamos hablando de Suecia, hablaré sobre lo que realmente me hace caer en ese pecado capital que es la envidia por los resultados que tienen de bienestar general en los Índices para una Vida Mejor (OCDE). La Innovación no tiene sentido si no mejora la vida de las personas. El país escandinavo ocupa el primer lugar en calidad medioambiental, está también en los primeros lugares en compromiso cívico (aquello de pensar en los demás), educación (convivir con los demás) y competencias (desarrollo personal).

La mayoría de las personas valoran como feliz su vida con su perfecto equilibrio vida-trabajo, sentimiento de COMUNIDAD, vivienda digna, buena salud, un horario laboral aceptable, un sueldo que asegura una parte de la felicidad, auténtica conciliación familiar y Educación Superior para el 88% de la población. Esto, sin lugar a dudas, es Innovación Social con procedencia política.

Suecia, además, es la cuna de muchos inventos y el hogar de los creadores de Tecnologías punteras como Bluetooth, los envases Tetra Pak, Skype y Spotify. ¿Por qué?

Sydney_Mardi_Gras_2006Porque invierte en investigaciones,

Porque invierte en infraestructura,

Porque invierte en Educación,

Porque invierte en crear empresas

Porque invierte en Conocimiento y

Porque invierte en Tecnología

y, sobre todo, Porque invierte en capital humano (no es casualidad que sea la sede de los Premios Nobel)

Decía Erich Fromm que «La creatividad requiere tener el valor de desprenderse de las certezas». En este período de incertidumbre nacional debemos preguntarnos si tenemos la condiciones para que este momento de renovación del Sistema político conlleve una mejora del contexto natural para la Innovación y cree verdaderos ecosistemas que le sean favorables. Necesitamos una reconversión del “modus operandi” de los políticos que reasigne el poder y se lo devuelva al pueblo basada en el tandem´”Expertos independientes e Inteligencia compartida”.

La Innovación política se tiene que “concentrar” en crear un Nuevo Modelo que revolucione a los partidos políticos (“volver a evolucionar”, o sea Progreso)  y los transforme en herramientas de cambio cultural: que se alejen de las consignas para ser creativos, que descentralicen el poder creando estructuras horizontales sin sedes pero con redes, sin puestos pero con méritos, con libertad total para el talento.

Innovar es, ante todo, Experimentar. Sueño con un tiempo político en que los gobernantes no sólo piensen en llegar a acuerdos de legislatura sino que jueguen a colaborar con otros, a saltarse las normas partidistas, se arriesguen a aceptar el error propio y tolerar el ajeno, escuchen sin esperar nada a cambio y, sobre todo, que sientan y nos transmitan la credibilidad que se les otorga a los Elegidos.

                                                                                                                                                                        Alberto Saavedra

Socio Consultor

www.imita.es

imita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*